Hace unas dos semanas, el 14 de marzo, se celebró el frikísimo día del π. Y como de costumbre nadie (me refiero a la gente normal) se enteró. Yo lo publiqué en el Facebook y todos me tacharon de «friki, enfermo, loco, nerd, etc». Recuerdo aún cuando mi nivel de geek era tan pobre que quedé sorprendido al saber que existía tan famoso día, de eso hace ya 3 años. Tanto me emocioné que hasta escribí un pequeño post sobre el día del pi.

Sin embargo este año quise hacer algo diferente. Ya no vine a escribir otro post más al respecto pues la tendencia ahora en los “blogs geeks” es repetir, o como diría el m313n45 y como haría el Punksolid, retweetear una y otra vez las mismas noticias. Por eso, dejé de lado el aniversario del famoso número irracional y entré a Cafepress a comprar mi propio reloj de pared al estilo Pi.

Pi Clock

Fueron 19 dólares felizmente invertidos en un capricho geek. Cuando me llegue limpiaré el desorden de mi escritorio y lo colgaré arriba de la computadora. Me satisface ver cómo poco a poco voy llenando de cosas geeks mi habitación, lo único que definitivamente no he podido conseguir y que más gusto me daría poseer, es mi muñeco de Bender:

Bender

El verano pasado fui a San Diego CA. y rebatí todas las tiendas, supermercados, jugueterías, licorerías y jamás lo encontré… Solo lo he encontrado en el TARGET, pero al infeliz lo venden solo por internet y no en la tienda, y además no hacen envíos fuera de Estados Unidos, damn!… Pero no pierdo la fe. Algún día ese juguete será mío.

P.D. Tengo hambre y me acordé de la rebanada de pi..zza jajaja.