Hoy 23 de septiembre, es una fecha importante para la astronomía, no, no se conmemora ningún logro… sino que se da un fenomeno llamado equinoccio. Para el hemisferio norte se conoce como equinoccio de otoño, y equinoccio de primavera para el hemisferio sur.

Se denomina equinoccio a los dos puntos de la esfera celeste en que la eclíptica corta al ecuador celeste. Equinoccio se refiere también a cada una de las fechas en que esto ocurre. Durante los equinoccios el Sol está situado en el plano del ecuador terrestre, donde alcanza el cenit. El paralelo de declinación del Sol y el ecuador celeste coinciden, por lo que la noche y el día tienen la misma duración en todo el mundo. Por eso, la palabra equinoccio viene del latín y significa “noche igual“.

Equinoccio

El equinoccio de septiembre o equinoccio de otoño, se da en torno al día 23 de septiembre y sus cambios estacionales en la Tierra son los siguientes:

  • En el polo Norte, pasa de un día de 6 meses de duración a una noche de 6 meses.
  • En el hemisferio norte, pasa del verano al otoño; se llama el equinoccio autumnal.
  • En el hemisferio sur, pasa del invierno a la primavera; se llama el equinoccio vernal.
  • En el polo Sur, pasa de una noche de 6 meses de duración a un día de 6 meses.

Los equinoccios realmente son un momento particular, un instante de tiempo que ocurre a una hora determinada; en vez de todo un día entero (aunque acostumbramos llamar equinoccio al día en que ocurre este instante). Sin embargo, astronomicamente, hoy 23 de septiembre comienza el otoño y primavera en el hemisferio norte y sur respectivamente.

Actualizado:

Acabo de leer en Notisureste que hoy se han congregado más de 3000 visitantes para presenciar la gran bajada del Dios Kukulcán por las escalinatas del Templo de Kukulcán, en la ciudad maya de Chichén Itzá.

La pirámide del Templo es una obra maestra, por algo forma parte ahora de las 7 nuevas maravillas del mundo. Su gran valor es astronómico pues, por poner un ejemplo, cada lado de la pirámide consta de 91 escalones los cuales al sumarlos nos da 364 mas un escalon que se encuentra al centro de la misma, suman 365 para obtener así los 365 días del año.

El Castillo de Chichén Itzá indica el momento preciso en que se presenta el fenómeno astronómico del solsticio de verano al oscurecerse el 50% de la pirámide mientras el otro 50% se ilumina. La luz ilumina las caras norte y este de la pirámide mientras las caras sur y oeste permanecen en la sombra.

Al atardecer del día de equinoccio, se observa en la escalera norte una proyección solar serpentina, consistente en siete triángulos de luz, invertidos, como resultado de la sombra que proyectan las nueve plataformas de ese edificio, al ponerse el sol. En Chichén Itzá el fenómeno se ve en todo su esplendor y la imagen de la serpiente de triángulos de luz y sombra desciende poco a poco por la alfarda noroeste del Templo de Kukulcán, hasta alcanzar la cabeza de la Serpiente Emplumada que se encuentra en la base de la escalinata.

Aquí está una pequeña muestra de cómo se da el efecto visual de la bajada de Kukulcán.