Un diálogo de un abogado intentando desacreditar a un médico.

A: Doctor, antes de realizar la autopsia, ¿verificó la presión sanguínea del paciente?
M: No.
A: ¿Verificó si había pulso?
M: No.
A: ¿Verificó si habia respiración?
M: No.
A: [Levantándose] Entonces, ¿No sería posible que el paciente estuviera aún vivo cuando usted comenzó a realizar la autopsia?
M: No
A: ¿Cómo puede usted estar tan seguro, Doctor?
M: Porque su cerebro estaba sobre mi mesa, en un jodido tarro.
A: Pero, ¿Podría, no obstate, haber estado aún vivo el paciente?
M: Quizás, es posible que hubiera estado vivo y ejerciendo de abogado en algún sitio.